Free songs
EL REGALO DE TU MÚSICA (Y POR QUÉ DEBES COMPARTIRLO)

EL REGALO DE TU MÚSICA (Y POR QUÉ DEBES COMPARTIRLO)

Si eres músico, tienes un don que debe ser compartido.

En realidad, tu don musical es un regalo bidireccional. Por un lado, creo que el sólo hecho de que tienes un talento musical, aptitud o ideas creativas es un puro don de Dios. Éste no se originó contigo. Te fue dado.

Claramente, no todos son alcanzados por este don de la música.

Por otro lado, el talento musical y la inspiración no te fueron dados sólo para que los tengas y lo guardes. Te fueron dados para que puedas darlos; para que puedas compartirlo con otros.

Así que, si la música te fue dada a ti, y ésta se disfruta mejor cuando fluye de ti hacia afuera, hacia las vidas de los otros, entonces ¿esto no te hace una especie de conducto o canal musical?

Creo que se puede hallar mucho gozo abrazando este concepto.

No esperes a que tu música sea perfecta.

El punto que estoy tratando de explicar hoy es simple; no esperes hasta que tu música sea perfecta antes de compartirla con otros.

No esperes haber escrito la mejor canción, o grabado las voces perfectas, o mezclado la pista perfecta. Si lo haces, realmente nunca podrás publicar nada, porque nadie puede crear una obra de arte perfecta.

La mejor música es humana. Es defectuosa, tiene idas y venidas. Te conmueve hasta un nivel profundo. No es una cosa perfectamente calculada y procesada. Así que está bien ser genuino respecto de tu imperfecta música y compartirla de todos modos.

Verás, muchos de nosotros hemos hecho realmente muy poca música este año. Teníamos altas esperanzas, pero al final nunca tuvimos el tiempo de perfeccionar nuestra canción o álbum. En realidad, hay buenas chances de que PUDIERAMOS haber compartido más música si solamente hubiéramos tenido expectativas más humanas y realistas de nuestra música.

Por favor, no malentiendan. No soy defensor de hacer música mala o estrafalaria.

En cambio, soy defensor de asumir nuestra imperfección musical y compartir lo mejor que podamos ofrecer a pesar de todo.

 

Sé dador y no acaparador.

Si has sido beneficiado con una idea de una canción, o una pista para mezclar, entonces deja de acapararla. No dejes que el flujo de la música llegue a un callejón sin salida en ti. Te un poco de agallas y algo de generosidad y comparte lo que tienes con el mundo, aún si tienes miedo de hacerlo.

Dar es un tema muy presente esta semana, a pocos días del festejo de la Navidad. Y el verdadero sentido de la Navidad se fundó en un simple regalo: el regalo de la libertad y el perdón a través del nacimiento de Jesús (y su consiguiente vida en santidad, muerte y resurrección) hace 2000 años.

Y fue un regalo confuso.

El tipo esa rey y aun así nació en un pesebre en las afueras de un humilde pueblo a un par de padres trabajadores comunes. Nada fantástico, ni perfecto, ni absolutamente relacionado a la visión global de la cosa. De hecho, el nacimiento de Jesús (y su vida) fueron desilusionantes para muchos de aquellos que anticiparon su venida por años.

Pero fue un regalo necesario, y fue dado. No fue retenido.

Y cuando llega la Navidad no puedo dejar de pensar en lo poderoso que es dar. Cuánto podrían ser beneficiados los demás si fuésemos menos inclinados a retener y perfeccionar las cosas, en lugar de ser más prestos a compartir a medida que aparecen.

 

Empieza donde estás

La gente necesita tu música. Puede que ellos no lo sepan, pero la necesitan.

La música es un regalo para quienes la escuchan. Y si tú eres bendecido con ser un compositor, entonces completa el círculo de la entrega de regalos, y comparte esa música con alguien. No dejes que muera contigo y con tus súper altos niveles de expectativas.

Pásala, y avanza a la siguiente creación musical. Ésta puede no ser perfecta, pero es un comienzo y tú sólo puedes comenzar desde donde estás.

Así que es Navidad (sea que festejes esta fecha o no) y en el año que llega, piensa acerca del concepto de dar y de cómo tu música juega un papel en eso.

¿Qué canción o canciones estás reteniendo que podrías simplemente declarar “hechas” y compartir con tus amigos y familia en las próximas semanas?

¿Qué expectativas estás teniendo con tu música que en realidad evitan que completes el círculo de la generosidad mencionado arriba?

¿Cómo puedes tener más libertad y disfrutar de hacer música en la medida que asumes el regalo que te ha sido dado y te preparas a compartirlo con otros?

 

Traducido del original: http://therecordingrevolution.com/2014/12/22/the-gift-of-your-music-and-why-you-must-share-it/#comment-162621.

 

De parte de Roca Estudio te deseamos Feliz Navidad y un muy buen 2015!.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *